Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

El suicidio de Skripnik[1]

 

 

15 de julio de 1933

 

 

 

El 7 de julio se suicidó Skripnik. Había ingresado siendo estudiante al movimiento revolucionario y poco después se convirtió en un revolucionario profesional, en un bolchevique. Fue condenado varias veces al exilio, y otras tantas escapó. Estuvo cinco años en Siberia. La biografía oficial de Skripnik dice que asumió una posición internacionalista a principios de la guerra y participó activamente en la Revolución de Octubre. Fue comisario del pueblo en Ucrania desde 1920 has­ta su muerte. Fue, además de miembro del Comité Central del PC de la Unión Soviética y del Buró Político del Partido Comunista de Ucrania, miembro del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista. Hace pocos meses, la URSS celebró solemnemente el sexagésimo aniversario de su nacimiento.

Durante todo el período de lucha interna en el partido, Skripnik, junto con Kaganovich, Postishev[2] y otros, perteneció al círculo más íntimamente ligado a Stalin: su base de operaciones estaba en Ucrania y daba el tono de la lucha y las represalias contra la Oposición de Izquierda. Por consiguiente, se trata no sólo de uno de los altos dirigentes de la Unión Soviética, sino también de un miembro del círculo privado de Stalin. Varias semanas antes del suicidio, la prensa inició una campaña contra Skripnik. El 10 de junio Postishev, secretario del Comité Central del Partido Comunista ruso, arribista y uno de los lacayos más obsecuentes de Stalin, afirmó en un plenario del Comité Central de Ucrania, dirigiéndose a Skripnik: "El trabajo de ucranización está en manos de toda clase de perros (...) Esos enemigos se ocultan tras tus espaldas como miembro del Buró Político." Poco se sabe de lo que dijo o hizo Skripnik en aquella ocasión.

Según Postishev, Skripnik respondió que la política que venía aplicando era correcta, pero que la situación estaba cambiando. La respuesta de Postishev: “No, lo que vienes haciendo era tan vil hace seis años como lo es ahora". Sólo resta preguntarse cómo es que durante los últimos seis años (!) nadie vio ni dijo que Skripnik mantenía relaciones con elementos "nacionalistas burgueses" y antisoviéticos que llevan “el carnet del partido en el bolsillo", que Skripnik “defendió a estos elementos ajenos y hostiles”, que ocultó a toda clase de perros tras sus espaldas [...] ¡Todo durante seis largos años!

Si estos cargos son fundados, ¿qué estuvieron haciendo el Comité Central, la Comisión de Control y el partido en estos seis años? (!)

La explicación del caso Skripnik, que culminó con su suicidio, sólo puede hallarse en el proceso que sufren la Unión Soviética y el aparato stalinista. Perdidos los últimos resabios de su autoridad entre las masas, la dirección stalinista se ve obligada a seguir avanzando más todavía en la represión y el estrangulamiento del partido, que convierte a la vanguardia leninista en una masa amorfa y autómata de meros ejecutores de órdenes. El descontento y la diferenciación crecientes en el partido se refleja en el aparato. Este ya no está seguro de sí mismo y por eso no puede cumplir el papel que Stalin le asigna. Stalin se ve obligado a construir un aparato dentro del aparato, es decir un estrecho círculo de fieles. La lógica de su desarrollo lleva al régimen burocrático a socavar su propia base. Ante cada error que comete, Stalin elimina a sectores enteros del aparato, acusando a sus elementos de traidores, saboteadores o contrarrevolucionarios.

Los funcionarios grandes y pequeños pagan hoy, los errores que Stalin cometió ayer, porque la dirección es "infalible". No le basta con buscar chivos expiatorios en el aparato medio, tiene que recurrir al CC y al Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista. Stalin condenó a Skripnik sin tomarse la molestia de presentar pruebas para sustanciar los cargos formulados en su contra. Refiriéndose a un miembro del CC y del CEIC -no a un fulano cualquiera-, dicen que “dio su confianza a elemen­tos nacionalistas burgueses, escudados tras sus car­nets partidarios". Es la única explicación que da el CC. Cuanto más aprieta Stalin el torniquete, más claramente aparecen las fisuras. Skripnik es una de esas fisuras. La máquina stalinista devora a sus propios creadores. Y Skripnik, que no fue un elemento de segunda importancia en la creación de esa máquina, quedó atrapado en sus engranajes.



[1] El suicidio de Skripnik The Militant, 12 de agosto de 1933. La versión publicada en Biulleten Opozitsi, Nº 36-37, octubre de 1933, lleva la firma "A"

[2] Pavel P. Postishev (1888-1938): secretario del PC de Ucrania. Fue candi­dato al Buró Político en 1934. En 1938 lo remplazó en esa puesto Jruschov, y Postishev fue víctima del juicio de Moscú.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?