Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Carta a Bulgaria[1]

 

 

19 de diciembre de 1932

 

 

 

A Osvobozdenie

 

Queridos camaradas:

 

1. La noticia de la muerte de Cristian Georgevich es falsa. Acabamos de recibir desde Barnaul[2] una fotografía de Rakovski y su esposa. A pesar de las dificultades, las privaciones y la edad, Rakovski aparece sumamente enérgico. Sus ojos dan la impresión de poseer un brillo verdaderamente juvenil. La lealtad a las ideas es buena para la salud. La foto será reproducida en grandes cantidades en París. Ustedes recibirán algunas copias.

2. Pueden leer las cuestiones más importantes relativas a la visita a Copenhague en La Verité[3] o en la próxima edición del Biulleten ruso, que aparecerá en breve.

3. Lo que está en venta en Bulgaria no es el segundo tomo de la Historia de la Revolución Rusa sino solamente la primera parte del segundo tomo. [Las dos partes ya han llegado a Bulgaria. N. de la R. (Osvobozdenie).] Ya apareció la versión completa del segundo tomo (unas 750 páginas) en alemán. La segunda parte de la versión rusa aparecerá próximamente. Opino que mi trabajo sobre la historia de la Revolución Rusa ya está terminado.

4. En la Unión Soviética se suceden grandes acontecimientos. El grupo stalinista está completamente aislado desde el punto de vista político. El aparato partidario es presa de la confusión total. Stalin se apuntala con la GPU.[4] Los arrestos alcanzan cifras sin precedentes. Detienen a miembros del Comité Central, ex comisarios del pueblo, bolcheviques de la Vieja Guardia, etcétera. Hasta los elementos más escépticos de nuestros camaradas y simpatizantes dicen que la autoridad e influencia de la Oposición de Izquierda aumentan de manera increíble.

5. Las dificultades temporales que sufre Osvobozdenie no deben dar lugar al pesimismo. Dadas las circunstancias políticas especiales que imperan en Bulgaria desde hace ocho o nueve años, el surgimiento de la Oposición de Izquierda coincidió con una oleada de simpatía y votos para el partido oficial. Dicha oleada es generalmente de carácter izquierdista, parcialmente revolucionario, inconsciente, irreflexivo, indiferenciado. En tales condiciones, a las masas les satisface circunstancialmente el mero hecho de su despertar, la simple posibilidad de expresar sus sentimientos votando por diputados obreros. Tomar el poder en el concejo de la ciudad de Sofía es una nueva satisfacción para los obreros. Las críticas de Osvobozdenie son “un balde de agua fría” para esos sentimientos, y resultan aparentemente innecesarias, ininteligibles, inclusive hostiles. Esta etapa es completamente inevitable.

Sin embargo, la cosa no se reduce a satisfacciones platónicas frente a los resultados electorales. Los problemas de estrategia y táctica surgirán -probablemente lo han hecho ya- y se volverán más agudos a medida que se extienda la influencia del partido. Mucho de lo que dijo Osvobozdenie penetró en la conciencia popular y, bajo la influencia de las exigencias de la lucha de clase, cobrarán nueva vida y nuevas fuerzas, lo que redundará en el crecimiento de Osvobozdenie.

6. En Copenhague tuve la oportunidad de reunirme con alrededor de treinta camaradas provenientes de distintos países y recibí una impresión muy favorable. En Alemania, en particular, hay buenos compañeros obreros; sin embargo, quedan algunos elementos del pasado: escépticos, llorones e intrigantes. En el partido alemán se observa, en vísperas de su congreso, una crisis de dirección; sin embargo, esto no tiene por qué significar que reine la confusión en la Oposición alemana; por el contrario, esperamos que se fortalezca.

Un cálido apretón de manos y saludos revolucionarios.

 

L. Trotsky



[1] Carta a Bulgaria. Osvobozdenie (Liberación), semanario de la Oposición de Izquierda búlgara, 6 de enero de 1933. Traducida [al inglés] por Iain Fraser.

[2] Cristian Georgevich Rakovski (1873-1941): dirigente revolucionario en los Balcanes antes de la Primera Guerra Mundial, luego presidente del Soviet de Ucrania en 1918 y mas tarde embajador en Londres y París. Fundador y dirigente de la Oposición de izquierda, fue deportado a Siberia en 1928, donde sufrió enfermedades, falta de atención médica y aislamiento. En 1934 abandonó la lucha contra el stalinismo, pero la capitulación no lo salvó. En 1938 fue uno de los acusados principales en el tercer juicio de Moscú, que lo condenó a veinte años de prisión. Barnaul, en Asia Central, era el lugar de su exilio.

[3] La Verité (La verdad): periódico de la Liga Comunista, sección francesa de la Oposición de Izquierda Internacional.

[4] GPU: sigla de la policía política soviética; también se la conoce romo Cheka, NKVD, MVD, KGB, etcétera.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?