Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

“Bloques” y absurdos[1]

 

 

6 de mayo de 1932

 

 

 

Estimados camaradas:

 

Envío para información de ustedes las dos cartas cerradas que me escribió el grupo L. [2] En la primera piden que se eliminen de mis folletos alemanes las referencias a Die Permanente Revolution,[3] Con esta condición, el grupo L. se encargaría generosamente de difundirlos. Esta gente -escuchen bien esto- dice que no puede unificarse con el grupo Revolución Permanente a causa del oportunismo de éste: “Lenin nos enseñó a ser intransigentes”, etcétera. Su propuesta es tan absurda que por supuesto ni les respondí.

Poco después recibí una segunda carta de este grupo. Para entonces se proponía la formación de un “bloque” de las organizaciones pertenecientes a la Oposición de Izquierda. Se sugirió reunir para ello una conferencia en Berlín; irían dos representantes nuestros y dos del grupo L.

Aunque una experiencia de dos años tendría que habernos familiarizado con este inútil grupo de intrigantes, no podemos menos que asombrarnos ante sus propuestas: primero nos explican que nuestra organización es oportunista y por lo tanto no pueden trabajar con nosotros; cuando no reciben respuesta proponen la formación de un “bloque” con esa misma organización.

Evidentemente, no tienen claro qué quieren decir cuando hablan de un “bloque”. Se puede construir un bloque alrededor de alguna actividad concreta específica. Pero ellos no piensan en un acuerdo circunstancial sino en una federación permanente. Basar nuestro trabajo en el principio federativo -aun cuando se tratase de una organización seria- va en contra del abecé del centralismo democrático. Primero tendríamos que sentarnos con el grupo L. y llegar a un acuerdo sobre cada uno de los problemas, ¡como si fueran una fuerza importante! Cuando hay puntos en común para trabajar juntos, es correcto hablar de unificación; pero la propia experiencia demostró que esos puntos en común no existen. A pesar de nuestra actitud demasiado indulgente hacia estos elementos política y moralmente decadentes, ellos comprendieron -y esto los debe haber convencido- que nuestra organización crece mientras ellos se quedan impotentes a un lado; entonces estos señores proponen un “bloque”, una federación de la izquierda internacional, sobre la base de la línea de ellos. En otras palabras, quieren que unamos nuestra organización a un vehículo de la desmoralización y la traición.

Naturalmente, no les contesté ni tengo intención de hacerlo. La Oposición de Izquierda seria indigna de consideración si no hubiera aprendido a caracterizar a las personas y a los grupos en función de su actividad real y no de sus formulaciones generales. Estoy seguro de que en las filas de la Oposición Internacional no encontraremos un solo revolucionario serio que acepte entrar en discusiones de ningún tipo con estos pequeños intrigantes en bancarrota, Sin embargo, como tenemos secciones nuevas que no están muy enteradas de lo ocurrido, probablemente valga la pena enviar a todas las secciones copias de sus cartas y de la mía para que estén informadas.

 

L. Trotsky



[1] “Bloques” y absurdos. Der Neuer Mahnruf (La Nueva Llamada): publicación de la Oposición Comunista de Austria (grupo Mahnruf), octubre de 1932. Traducido [al inglés] para este volumen [de la edición norteamericana] por Janet Peace. Probablemente era una carta dirigida al Secretariado Administrativo de la Oposición de Izquierda Internacional.

[2] El grupo L.: grupo dirigido por Kurt Landau.

[3] Die Permanente Revolution: periódico de la sección oficial alemana de la Oposición de Izquierda; cuando Hitler subió al poder en 1933 lo remplazó Unser Wort (Nuestra Palabra), que se imprimía en el extranjero y se introducía clandestinamente en Alemania.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?