Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Aclaraciones necesarias sobre el 1° de agosto[1]

 

 

Julio de 1929

 

 

 

Algunos camaradas interpretaron esta carta [¿Qué nos depara el 1º de agosto?] en el sentido de que la Oposi­ción debería negarse a participar en las manifes­taciones del 1º de agosto. Imposible imaginar una in­terpretación más falsa y absurda. Es cierto que en la carta no se imparten instrucciones organizativas o tác­ticas concretas. Pero si tenemos en cuenta que se trata de distintos países, en los que la situación relativa al 1º de agosto se desarrolla de distintas maneras, resulta natural que no se pueda dar instrucciones uniformes y detalladas para cada grupo nacional de la Oposición so­bre qué hacer y cómo proceder. La carta de la redacción de Oposición tomó como punto de partida el manifiesto de la Internacional Comunista del 8 de mayo (que nos llegó con mucha demora), y su objetivo principal fue tratar de lograr la cancelación de las manifestaciones aventureras proyectadas, cuyo carácter estaba fijado de antemano por el manifiesto del 8 de mayo. El contenido de la carta no es de repudio a las manifestaciones en ge­neral, sino a un tipo específico de manifestación, que no puede ser más que una caricatura de lo sucedido el 1º de mayo en Berlín. Las últimas líneas de la carta afirman - como algo que se da por sentado - que la Oposi­ción jamás permitirá que se la separe de la clase obrera en su conjunto ni de su vanguardia en particular. Para cualquier político serio esto significa que si no se cance­la la manifestación del 1º de agosto, si la misma se rea­liza según los lineamientos - para nosotros incorrec­tos - señalados por la Internacional Comunista, partici­paremos y compartiremos la responsabilidad con la vanguardia proletaria. Esas líneas no pueden significar otra cosa. ¿Por qué, entonces, no lo decimos abiertamente? Porque cuando se llama a la cancelación de al­guna manifestación en particular, no tiene objeto dedi­car largos párrafos a explicar que uno está dispuesto a participar en la misma si se realiza. Las últimas líneas si lo afirman - como algo que se da por sentado -, es decir, como norma general de conducta para los revolu­cionarios, que en ninguna circunstancia se separan del sector más activo de la clase obrera.

Los grupos nacionales de la Oposición pueden y deben concretar esta carta en manifiestos o resolucio­nes pertinentes, de acuerdo con una situación que en todos los países aún se está desarrollando pero que adquirirá rasgos fijos y definitivos a medida que se acerca el 1º de agosto.

A esta altura casi todos los partidos de la Internacio­nal Comunista se han retractado del manifiesto del 8 de mayo y asumieron una posición indefinida. Por eso es muy importante, y nos corresponde más que nunca, salir a la ofensiva, denunciar el aventurerismo criminal del manifiesto del 8 de mayo y tratar de obligar a la di­rección oficial a adoptar una posición concreta. Es evi­dente que podemos y debemos explicarles a los obreros comunistas que compartiremos su suerte en cualquier circunstancia. Pero, después de todo, la tarea de la Oposición no consiste en limitarse solamente en participar en todas las acciones de las masas, aunque sean in­correctas, sino más bien en mostrarles cuál es el camino correcto. Eso es lo que hace la carta de Oposición



[1] Aclaraciones necesarias sobre el 1º de agosto. Con autorización de la Biblioteca de la Universidad de Harvard. Traducido [al inglés] para este volumen [de la edición norteamericana] por Pat Galligan. Era un agregado a ¿Qué nos depara el 1º de agosto?



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?