Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Ecos de una caza de brujas en Bélgica[1]

 

 

23 de setiembre de 1936

 

 

 

No participé en ningún plan insurreccional en Espa­ña ni en Bélgica. Sin embargo, ahora como siempre, expresé mi posición histórica, basada en mi experiencia, de que la clase obrera debe prepararse militar­mente para rechazar los ataques armados, tanto de los fascistas como de cualquier otro sector.

Veamos, por ejemplo, España. Es posible que hayan vacilado demasiado. No se debe repetir. La clase obrera debe comprender que son los obreros quienes fabrican las armas y que, por consiguiente, deben conseguirlas antes de que estalle la contrarrevolución burguesa, como sucedió en España.

No es necesario buscar cartas secretas escritas por mí. Me limité a expresar mis opiniones generales, teóricas y prácticas, las que aparecen en mis artículos desde hace mucho tiempo y siguen apareciendo en la prensa internacional. Permítaseme mostrar mis tra­bajos. El último lleva por título ¿Adónde va Francia?[2] y lo terminé en junio de este año; fue publicado en ale­mán, francés e inglés.

Aquí está la carta que me envió Walter Dauge, nombrado en los periódicos, y me entregó la Oficina Central de Pasaportes. Si él y yo estuviéramos prepa­rando una insurrección clandestina, no me enviaría cartas a través de la Oficina Central de Pasaportes, por cierto. En realidad, quienes me visitaron en Francia en 1934 fueron Spaak y Dauge.[3] En ese momento dis­cutimos la posibilidad de unificar a los grupos de opo­sición que luchaban entre sí en el seno del movimiento obrero belga.

En la actualidad, Spaak es ministro de relaciones exteriores de Bélgica y, por lo tanto, representante belga ante la liga de las Naciones. Si a la policía belga le interesan mis cartas, que las busque en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Jean Delvin, quien, a juzgar por los despachos, conspiró conmigo para enviar armas a España, es una persona a la cual jamás vi. No lo conozco, pero recien­temente me enteré de que es el secretario del Partido Laborista Belga: no soy militante de dicho partido.



[1] Ecos de una caza de brujas en Bélgica. SIP Nº 11, 2 de octubre de 1936, tomada de Aftenposten, 24 de setiembre de 1936. Traducida del francés [al inglés] para este obra por Mary Gordon. En setiembre de 1936 la policía belga allanó el domicilio de Walter Dauge en relación con el rumor sobre envíos de armas a los republicanos españoles. La carta de Trotsky del 27 de marzo de 1936 ("Sugerencias para la sección belga") fue interceptada y difundida como prueba de su actividad subversiva. El gobierno noruego también la publicitó mientras Trotsky es­taba sometido a arresto domiciliario. Hizo este comentario a la prensa por intermedio de su abogado noruego.

[2] Véase ¿Adónde va Francia? Buenos Aires, Ediciones Pluma, 1974.

[3] Spaak visitó a Trotsky en 1933.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?