Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Cómo trabajar en el PS[1]

 

 

9 de marzo de 1936

 

 

 

Estimado camarada Cannon:

 

Todavía no he recibido las resoluciones de la última conferencia. Espero que todo haya salido bien. Sea como fuere, recibí un telegrama de los camaradas Muste, Spector y Abern donde anuncian su acatamien­to leal a la resolución aprobada[2].

Ahora lo más importante (si se efectiviza el entrismo en el PS) es realizar el trabajo firme y eficientemente.

En Estados Unidos, a diferencia de Francia, no se plantean problemas candentes. Esto dificultará en cier­ta medida la tarea de desenmascarar a los dirigentes centristas porque, después de todo, no se trata de em­plear argumentos que impresionen a nuestra militancia pero no tengan el menor efecto sobre la base socialista. Además, en el caso de Francia se despilfarró excesiva energía en el "desenmascaramiento" -a menudo pu­ramente verbal- de los dirigentes, en lugar de reali­zar un trabajo profundo en la base, sobre todo en la ju­ventud. En mi opinión, debemos tratar de evitar este error en Estados Unidos.

Uno de los aspectos importantes de nuestro trabajo es el de ganar a los elementos más jóvenes y serios -los que pueden evolucionar- para nuestro pasado, nuestro programa y, con ello, nuestro futuro. Sólo lo podremos lograr mediante una propaganda bien orga­nizada. Quizás nuestros camaradas puedan organizar una serie de cursos para la juventud y también para los adultos: la Revolución de Octubre y la Unión Soviética, la Revolución China, los acontecimientos de Alemania y Austria, la Revolución Española, el programa de la Co­mintern y así sucesivamente. Con este trabajo "sin alharacas" no tardaría en demostrarse ante los mejores elementos socialistas la inmensa superioridad de nues­tros cuadros y a la vez los haría más receptivos y abier­tos a nuestras críticas francas y constantes. Por supuesto, no contrapongo esta tarea propagandística al trabajo de masas. Todo lo contrario. La tarea principal de nuestra fracción sigue siendo la de arrastrar a las organizaciones locales del PS a las luchas locales y pro­vocar la necesaria diferenciación en su seno sobre la base de las mismas. Sin embargo, la propaganda más profunda debe crearnos puntos de apoyo entre los ele­mentos más fraternales de las organizaciones socialis­tas, brindando la posibilidad de atraerlos a la acción de masas. En caso contrario, en la eventualidad de una ruptura con el aparato centrista, sólo se quedarán con nosotros los elementos que hayan asimilado más o menos teóricamente el contenido de nuestra lucha.

En lo referente a la crítica de la dirección centris­ta, es muy importante tener en cuenta lo siguiente: la crítica no debe diluirse en cuestiones secundarias que sólo sirven para fastidiar a la militancia socialista, sino que debe concentrarse en cuestiones importantes, elegidas cuidadosamente. Existe el peligro de que en las reuniones nuestros camaradas respondan a las ba­nalidades y perogrulladas centristas con burla y des­precio. Esto podría crearnos una atmósfera desfavora­ble desde el comienzo. Para un militante carente de preparación política, resulta difícil elevarse al nivel de nuestra crítica; en ese caso, la ironía (por merecida que sea) podría perturbar y exasperar a la base y des­pertar sus sospechas. Les dirigentes centristas aprovecharían la oportunidad para dirigir dichos sentimien­tos en contra nuestra. Por eso es indispensable emplear mucha paciencia y un tono tranquilo y fraternal. Ló­gicamente, podremos y deberemos cambiar de tono cuando hayamos ganado los puntos de apoyo nece­sarios y las grandes cuestiones políticas se planteen en la realidad.

Desde luego, todo esto no resulta fácil de aplicar, porque no podemos hacerlo a la manera de un músico que interpreta una partitura. Pero en vista de que te­nemos buenos cuadros, con experiencias serias, creo que usted puede sugerirles a nuestros camaradas mé­todos de trabajo concretos.

Desde luego que estas consideraciones son extre­madamente abstractas y, con toda seguridad, superfluas en sus tres cuartas partes, porque vosotros tenéis una visión mucho más concreta allá, que nosotros desde aquí[3]. Sea como fuere, yo sólo quise trasmitirle es­tas sugerencias, basadas en la experiencia francesa y en parte en la belga.

Será muy importante para nuestra Internacional re­cibir información acerca de lo que sucede en Norteamé­rica. Lógicamente, enviar informes oficiales, etcétera, sería el colmo de la imprudencia. Pero algún camarada joven, por ejemplo el camarada Roberts, podría hacernos llegar los informes (caracterizaciones, planes, et­cétera) a través de la correspondencia privada, de ma­nera de no comprometer formalmente a la dirección de nuestra fracción[4]. Pero sí es muy importante que nos mantengáis al tanto de vuestras nuevas experien­cias.

 

Con mis mejores saludos,

fraternalmente,

 

L. Trotsky



[1] Cómo trabajar en el PS. De los archivos de James P. Cannon. Con autorización de la Library of Social History, Nueva York. El congreso nacional del WPUS (29 de febrero al 1 de marzo de 1936) autorizó el entrismo en el PS y la amenaza de escisión se superó unificadamente. Inmediatamente los miembros empezaron a afiliarse a las regionales del PS en varias ciudades. El WPUS anunció públicamente su disolución formal en junio.

[2] Martin Abern (1898-1949): uno de los fundadores del PC norteame­ricano y luego del movimiento trotskista. Fue miembro del comité Na­cional de la CLA desde su fundación hasta que rompió en 1940 junto con Shachtman.

[3] Por eso formulo estas sugerencias en una carta privada; considero que resulta inadecuado hacerlo en una carta a la dirección. Además, ya hablé de ello con los camaradas Spector y Paine.

[4] Roberts: seudónimo de Harold R. Isaacs (1910- ), autor de The Tragedy of the Chinese Revolution (1938), para el que Trotsky escri­bió un prólogo. Isaacs posteriormente abandonó el marxismo, y las ediciones posteriores del libro omiten el prólogo de Trotsky. En 1936 era corresponsal del New Militant en París bajo el seudónimo de H.F. Roberts.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?