Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Recursos antisemitas[1]

 

 

30 de enero de 1937

 

 

 

Tras el arresto de Serguei, mi hijo menor, corren rumores acerca de que la prensa soviética ha revelado que el arrestado no se llama Sedov, sino Bronstein. Se diría que este problema no tiene, de por sí, la menor importancia. Pero sus implicancias son evidentes.

La verdad es la siguiente: en 1902 adopté el nombre Trotsky, y desde entonces no utilizo otro. En vista de mi situación ilegal bajo el zarismo, registré a mis hijos con el apellido de su madre: Sedov. Para no obligarlos a cambiar un apellido al cual se habían acostumbrado, bajo el poder soviético asumí, con “fines cívicos”, el apellido Sedov (es sabido que la ley soviética permite al hombre tomar el apellido de su cónyuge). Yo, mi esposa y mi hijo mayor salimos al exilio con pasaportes a nombre de Sedov. Por eso mis hijos jamás utilizaron el apellido Bronstein.

¿Por qué es necesario mencionar ahora ese apellido? Evidentemente, porque es judío. A ello debo agregar que se acusa a mi hijo de nada menos que de intento de envenenar obreros. ¿Qué diferencia hay entre esto y acusar a los judíos de utilizar sangre de cristianos con fines rituales?



[1] Recursos antisemitas. Con autorización de la biblioteca de la Universidad de Harvard. Traducido del ruso [al inglés] por Donald Kennedy. Parte de este artículo apareció en el libro Trotsky and & the Jews, de Joseph Nedava (Philadelphia, Jewish Publications Society of America,1972).



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?