Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Por una editorial revolucionaria[1]

 

 

29 de noviembre de 1937

 

 

 

De acuerdo a todos los indicios, la crisis actual debería dar origen a cambios tremendos en todo el mundo y tal vez, principalmente, en Estados Unidos. La crisis de 1929 asestó ya un serio golpe a las ideologías tradicionales del americanismo y creó la necesidad de una nueva orientación.

Es verdad que la recuperación económica del año pasado de alguna manera ha apagado la crítica teórica y social. Surgieron esperanzas de que el proceso de crecimiento económico, interrumpido por la crisis, se establecería de nuevo. Pero antes de lo que se esperaba, sonó la hora de una nueva crisis. Comenzó desde un nivel más bajo que la del 29 y se está desarrollando a un ritmo más acelerado. Esto demuestra que no es una recesión accidental, ni siquiera una depresión coyuntural, sino una crisis orgánica de todo el sistema capitalista. Por ello, puede predecirse con seguridad que en todos los campos de la ideología humana - económico, político, filosófico, literario, artístico - se abrirá un período de arrolladora crítica, de liquidación de viejos prejuicios, de búsquedas de nuevos sistemas y de creación vigorosa.

El pensamiento revolucionario de Norteamérica, con mayor estabilidad y vigor que hasta ahora, comenzará a estudiar diferentes doctrinas sociales con el fin de resolver el problema del destino de Estados Unidos y del sistema capitalista en general.

Por otro lado, puede esperarse, que las casas editoras burguesas, que de vez en cuando imprimieron trabajos radicales con la firme creencia de que Estados Unidos era inmune a las acciones de ideas “destructivas”, se volverán en años próximos más cautelosas, es decir, reaccionarias, y desterrarán completamente el pensamiento teórico revolucionario.

En este sentido, es imposible cifrar la más mínima esperanza en la actividad editorial del llamado Partido Comunista. Con el tiempo se vuelve más hostil a la teoría. No es extraño: cada página de los clásicos revolucionarios es una acusación contra la política actual de la Comintern. El fraude y la falsificación se han constituido en su método básico en todos los campos. Es imposible confiar en cualquier artículo, libro o cita publicada por la prensa de la Comintern. Tarde o temprano, todos estos trabajos serán colocados en un índice especial bajo el título, “Biblioteca del pseudo-marxismo y sus mentiras.”

En lo que concierne al Partido Socialista, en general no puede hablarse de él en relación a los problemas del pensamiento teórico. Este partido vive en los lugares más comunes y vulgares. Sus dirigentes están impregnados de una aversión orgánica al análisis científico. La preocupación por la teoría revolucionaria les parece un signo inequívoco de sectarismo, si no una forma de locura.

Bajo estas condiciones la necesidad de una editorial revolucionaria, independiente del capital y de la burocracia soviética, es completamente evidente. Desde el principio Pioneer Publishers se impuso la tarea de editar una biblioteca seria del pensamiento revolucionario para trabajadores avanzados e intelectuales radicales.

Durante los últimos años se han dado los primeros pasos en este sentido. Los mismos han encontrado simpatía manifiesta y alentadora. Pero todavía queda muchísimo más por hacer de lo que se ha alcanzado. La idea de que el centro del pensamiento socio-revolucionario y revolucionario-filosófico se trasladará a Norteamérica en el próximo período tiene mucho peso. Bajo los golpes y las sacudidas sociales se levantará aquí una nueva generación de teóricos revolucionarios capaces de decir una nueva palabra. Por lo tanto es necesario crear para esta crítica social naciente una base estable bajo la forma de una casa editorial no limitada por otras consideraciones y obligaciones, fuera del objetivo de abrir a la humanidad una nueva vía de desarrollo. Pioneer Publishers puede llevar a cabo una gran tarea histórica. Nuestro deber común es ayudarles.



[1] Por una editorial revolucionaria. Socialist Appeal, 1º de enero de 1938, donde apareció con el título, “Trotsky pide respaldo para Pioneer Publishers. La ocasión fue el sexto aniversario de la fundación de Pioneer Publishers.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?