Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Notas al margen de los relatos de Pravda[1]

 

 

Marzo de 1938

 

 

 

1. El acusado Bessonov asegura que, a fines de diciembre de 1936, envió una carta a L.D. Trotsky por medio de Johanssen. Unos pocos días más tarde recibió respuesta de él.

El 18 de diciembre de 1936, L.D. Trotsky fue traído secretamente a bordo del barco tanque Ruth por la policía noruega. El 19 de diciembre zarpó de Oslo y llegó a Tampico, México solamente el 9 de enero de 1937. A finales de diciembre de 1936, L.D. Trotsky no tenía ninguna posibilidad de correspondencia con nadie. También le fue prohibido usar el telégrafo.

Dagbladet, Oslo, del 7 de marzo de 1938, da prueba incontrovertible de que el testimonio de Bessonov sobre la carta a Trotsky es tan ficticio como el vuelo de Piatakov a Oslo. Desde el principio de setiembre de 1936, todo el correo de Trotsky fue revisado por el jefe de la oficina central de pasaportes y se sacó una copia de toda carta que salía o llegaba (testimonio de Konstad, jefe de esta oficina). El 19 de diciembre L.D. Trotsky dejó a Noruega y no tenía posibilidades de comunicarse con el mundo exterior (testimonio del oficial de la policía Jonas Lie quien lo acompañó en el barco).

Es verdad que para evitar este disparate, sería suficiente leer Les Crimes de Stalin (pp. 80-81 y 128).

2. Krestinski confirma la refutación de Trotsky. Bessonov asegura que Trotsky se reunió con Krestinski en Merano en octubre de 1933. Trotsky refutó esto inmediatamente: en octubre de 1933 estaba en Francia en Bagneres (Pirineos) con su esposa y un amigo. Su estadía en este lugar de vacaciones era conocida de la policía francesa.

Durante el interrogatorio de Bessonov, Vishinski preguntó a Krestinski, si confirmaba el testimonio de Bessonov. Krestinski confirmó que estaba en esa época en Merano. "Estaba allí para un tratamiento y nunca vi a ninguno de los trotskistas" (sesión del 2 de marzo -el énfasis es nuestro-). Pero en la sesión del 4 de marzo (Pravda, 6 de marzo) durante su segundo interrogatorio, Krestinski "confiesa" no solamente que se había encontrado con Trotsky en Merano, sino que hasta da detalles: "Trotsky llegó a Merano cerca del 10 de octubre, acompañado de Sedov." Y para evitar toda posible refutación de L.D. Trotsky, declara precisamente. "Trotsky, según me dijo, llegó con un pasaporte francés falso... " (el énfasis es nuestro).

3. Sobre las "reuniones" de Sedov con el acusado. a) En 1929. De acuerdo al testimonio de Krestinski y Rosengoltz (Pravda del 6 de marzo) Sedov se reunió con Krestinski en Kissingen (Alemania) en setiembre de 1929. Desde la época de su exilio de la Unión Soviética, en febrero de 1929, hasta febrero de 1931, Sedov, como lo comprueba su pasaporte y numerosos testigos, vivió en Turquía y nunca la abandonó. b) Lo mismo puede aplicarse al testimonio de Krestinski, que, supuestamente, antes de abandonar Berlín, se encontró con Sedov con el fin de ponerlo en contacto con el general Seeckt. c) En 1933. La reunión en Velden (Austria) con Rosengoltz. En este caso Rosengoltz es bastante cuidadoso y no da más detalles; pero Sedov no estaba en Austria en 1933. Hasta marzo de 1933 vivió en Alemania, desde donde continuó directamente a Francia. d) En 1934. La reunión con Rosengoltz en Carlsbad (Checoslovaquia). Desde el momento de su llegada a Francia (1933) Sedov nunca abandonó ese país. La falsedad de esta declaración puede probarse con documentos.

4. Bessonov asegura que se reunió con Sedov en Berlín en 1931, después de un incidente relacionado con la hermana de Sedov. Todos los periódicos deben haber escrito sobre L. D. Trotsky y sus hijos en esa época en relación con este incidente. La hermana de Sedov, Zinaida, llegó a Berlín a finales de 1931; nada le sucedió y ningún periódico escribió sobre ella entonces. Solamente en 1933, cuando se suicidó, todos los periódicos hablaron de L.D. Trotsky y sus hijos.

Como curiosidad expongo la suma total de dinero, que, de acuerdo al testimonio de los acusados le fue dada a Trotsky y sus amigos: 2.020.000 marcos de oro, 930.000 dólares y 27.000 libras esterlinas. Este dinero, de acuerdo a Krestinski, se gastó en propaganda en el extranjero, publicaciones, etcétera. La entrevista del camarada Trotsky, que apareció en la prensa mundial, es una respuesta suficiente a esta ridícula mentira.

6. No hay duda de que las acusaciones del asesinato de Gorki, Menshinski y Knibishev fueron inventadas solamente dos semanas antes del juicio y la acusación de preparar el asesinato de Lenin, Stalin y Sverdlov en 1918, solamente el 19 y 20 de febrero, es decir, tres días antes de la terminación de la instrucción. a) Rikov "confesó" el asesinato de Gorki, apenas el 10 de enero de 1938. b) El doctor Kazakov del Kremlin sólo "confesó" el asesinato de Menshinski el 4 de febrero. c) Los social-revolucionarios de izquierda Kamkov[2] y Karelin y los viejos comunistas de izquierda Iakovleva, Osinski y Mantsev "confesaron", solamente el 19 y 20 de febrero, que en 1918 Bujarin trató de matar a Lenin, Sverdlov y Stalin.

7. En el sumario nos informan que Rakovski se volvió espía japonés en 1934, en la época de su viaje al Japón. Recordemos que en su testimonio a la Comisión de Investigación en abril de 1937, L.D.Trotsky predijo la posibilidad de esa acusación. Habla claramente de esto en las páginas 338-39 del informe estenográfíco de su interrogatorio (El caso de León Trotsky); esta cita estaba incluida en el último número del Biulleten Opozitsi, N° 62-63, p. 14.

8. Es curioso notar que los informes del juicio aparecen bajo diferente luz en la prensa soviética y la extranjera, especialmente en aquellos periódicos representados por sus propios corresponsales. Así, por ejemplo, es interesante comparar el interrogatorio de Bujarin de acuerdo a los relatos de Pravda con la descripción de un corresponsal a duras penas objetivo como M. Berlan de Le Temps. Sobre la acusación de ser espía, Bujarin declaró: "Oigo esto por primera vez. No se dijo una palabra sobre esto durante la investigación aunque el fiscal me interrogó por tres meses." (Le Temps, 9 de marzo de 1938). No hay una sola palabra de esto en Pravda.

Las siguientes palabras de Iagoda, no incluidas en el relato de Pravda, deberían también notarse: "Si yo hubiese sido un espía, docenas de países podrían haber soltado sus agentes secretos en la Unión Soviética." (Le Temps, 10 de marzo de 1938). La falta de espacio nos prohibe dar más ejemplos.



[1] Notas al margen de los relatos de Pravda. Biulleten Qpozitsi, N° 64, marzo de 1938. Sin firma. Traducido para la primera edición [Norteamericana] de Escritos 1937-1938 por John Fairlie.

[2] Boris Kamkov (1885-1938): prisionero durante los años veinte por social-revolucionario, fue puesto en libertad pero vuelto a detener en 1933; aparentemente negó en el estrado que los social-revolucionarios de izquierda hubieran conspirado para matar a Lenin. Vladimir Karelin (1891-1938): también un antiguo eserista, confirmó la conspiración.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?