Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Necesitamos más pruebas para refutar las mentiras de Piatakov[1]

 

 

26 de marzo de 1937

 

 

 

Queridos amigos:

 

En esta carta quiero referirme a un problema específico (estoy atiborrado de trabajo en preparación del arribo de la comisión investigadora encabezada por Dewey, el conocido filósofo norteamericano; estarán aquí en pocos días, a principios de abril).

Piatakov dice en su testimonio (véase el informe “taquigráfico” en francés, p. 28) que había obtenido dinero para mis “propósitos contrarrevolucionarios”, de las firmas alemanas Borsig y Demag. Menciona como intermediario con las firmas alemanas a L. Sedov. El problema me parece importante, porque estamos en condiciones de refutar el testimonio de manera aplastante. “Propósitos contrarrevolucionarios” se refiere, indudablemente, a nuestro movimiento internacional: ninguno de los acusados dijo que yo enviara fondos para las actividades en la URSS. Ahora bien, a los fines que nos interesan, estamos en condiciones de rendir cuentas claras de las finanzas del movimiento internacional. Al mismo tiempo, ello sería de gran utilidad para los camaradas franceses, porque les permitiría enfrentar las maniobras arteras de Kerillis y otros de su calaña.[2] Considero que es absolutamente necesario verificar con toda claridad y ante la Comisión Investigadora la historia de la cuenta bancaria especial creada con las regalías de mis libros y administrada conjuntamente por ustedes y nosotros. Espero que ustedes conserven los documentos, al menos los más generales. Yo no tengo nada de eso, al menos aquí. En primer lugar, debemos verificar los recibos, es decir, las regalías exactas en cada caso. Si mal no recuerdo, no hubo más de dos o tres entradas. También debemos obtener los certificados de retiro de fondos para que la comisión pueda verificar todas las cuentas. Lógicamente, el informe estará a disposición exclusiva de la comisión, no será publicado. Al mismo tiempo debemos tratar de obtener los recibos de las editoriales, etcétera, donde se originaron los fondos que entraron a la cuenta. Así, las cuentas excluirán la posibilidad de fondos provenientes de... Borsig y Demag. Considero que el problema es de gran importancia, porque se trata de un hecho específico, no de una declaración peregrina y carente de contenido.

Quizás ustedes podrían presentar un testimonio general, por ejemplo sobre mi actitud respecto de la defensa de la Unión Soviética o cualquier otro problema, a elección vuestra. Si Alfred escribe unas palabras, en el estilo de su historia del movimiento obrero durante la guerra, y le añade algunos documentos y ejemplos personales, ese escrito no dejaría de impactar a los elementos serios fuera y dentro de la comisión. Por otra parte, el comité neoyorquino piensa publicar los documentos y testimonios más importantes en un libro.[3] Nuestra salud es más o menos buena. ¡Qué pena que ustedes se encuentren tan lejos y que el precio del viaje sea tan elevado! El clima favorecería la salud de Alfred y, de más está decirlo, nos haría muy felices tenerlos otra vez en nuestra casa.



[1] Se necesitan mayores pruebas para refutar las mentiras de Piatakov. Del archivo de James P. Cannon. Con autorización de la Library os Social History. Traducido del francés [al inglés] para esta obra por Jeff White. Carta a Alfred y Marguerite Rosmer, amigos de Trotsky y Natalia desde la Primera Guerra Mundial. Alfred Rosmer (1877-1964), dirigente de la Oposición de Izquierda hasta 1930, cuando rompió debido a sus diferencias políticas y organizativas. Se reconcilió con Trotsky en 1936.

[2] Henri de Kerillis (1899-1958): derechista, dirigía el Partido Republicano Nacional francés. Fundó el periódico l’Epoque, dedicado a cuestiones militares. Sostenía que los terroristas, anarquistas y trotskistas eran los responsables de los choques entre obreros y fascistas.

[3] El libro de Rosmer era Le Mouvement ouvrier pendant la guerre: de l’Union sacrée a Zimmerwald [El movimiento obrero durante la guerra: de la Unión Sagrada a Zimmerwald], París, Librairie du travail, 1936. Véase la crítica de Trotsky en Escritos 35-36 (“Un libro honesto”, 21 de marzo de 1936). El libro con las actas y algunos de los testimonios es Not Guilty [Inocente] (Nueva York, Harper, 1938. Monad Press, 1972).



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?