Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Una rectificación[1]

 

 

18 de junio de 1933

 

 

 

L’Humanité en su edición del 18 de junio publicó un comunicado enviado de Moscú con el título Una manio­bra del aventurero Trotsky ¿Cuál maniobra? Como los lectores fueron abandonados en la oscuridad me permito dar algunas explicaciones.

1. Haciendo honor a sus métodos, los señores edi­tores de L’Humanité falsificaron el despacho de Moscú. El mismo apareció en Le Temps,[2] cuyas excelentes relaciones con Litvinov ya son bien conocidas. Pero según Le Temps, se dice sencillamente que la supuesta "declaración del señor Trotsky no corresponde con la realidad." L’Humanité le añade el siguiente comen­tario: "...y está evidentemente inspirado por el deseo del aventurero de desviar al lector."

2. Pero, ¿de qué declaración de Trotsky están hablando? No lo dicen. Se supone que fue una decla­ración hecha a algunos periodistas turcos y reproducida por Die Vossische Zeitung, antiguo periódico liberal que se volvió hitlerista. Sin embargo, hay otras afir­maciones del camarada Trotsky que los señores editores de L’Humanité no pueden ignorar: las que hizo para un periodista francés y que se reproducen en Paris-Soir en su edición del 15 de junio. ¿Qué decía esta entrevista?

"Algunos periódicos afirman que recientemente usted ha sido visitado por agentes enviados de Moscú con el fin de pedirle su retorno a Rusia." Y Trotsky replicó: "Eso no es cierto, pero conozco la fuente de ese tipo de noticias. Es un artículo mío que apareció en la prensa norteamericana hace dos meses. Yo habría dicho, entre otras cosas, que dada la actual situación en Rusia, estaría dispuesto a servir nuevamente al país sí cualquier peligro lo acechase."

Es muy claro. Pero, ¿por qué la agencia TASS se sintió obligada, dos días después de la aparición de esta entrevista, a publicar una versión falsa de una decla­ración que nunca había sido hecha? Quizá una expli­cación plausible para este interrogante se podría en­contrar mirando las dificultades que acosaron a Stalin y que provenían de sus propios seguidores.

3. Hace aproximadamente un mes, numerosos pe­riódicos tejieron nuevas fantasías en torno a una “re­conciliación entre Stalin y Trotsky". Tales noticias fueron publicadas por toda la prensa francesa. Sin embargo, durante todo este tiempo, los señores direc­tores de L’Humanité no dijeron palabra alguna al respecto. La cobardía y el servilismo de esta camarilla trascienden todo comentario.



[1] Una rectificación. La Verité, 23 de junio de 1933. Traducido [al inglés] por Jeff White. Sin firma

[2] Le Temps: órgano oficioso del gobierno francés en la década del 30.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?