Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Una aclaración necesaria[1]

 

 

26 de julio de 1933

 

 

 

L’Humanité[2] habla del viaje de Trotsky con su "cortejo" de secretarios, taquígrafos, etcétera. Ni hace falta decir que los editores stalinistas no se ahorran in­sultos en relación con este supuesto "cortejo".

Creo necesario plantear cómo son las cosas.

Me acompañaron en mi viaje jóvenes camaradas que en diferentes oportunidades fueron a Prinkipo por iniciativa propia y me ayudaron en mi trabajo, no como "secretarios a sueldo" sino como amigos unidos a mí por ideales comunes.

Lo mismo puedo decir de los camaradas que me es­peraron y me ayudaron a ubicarme en Francia.

No temo que puedan afectarlos los bajos e ineficaces insultos de las altas esferas burocráticas, en las que to­do se basa en consideraciones oportunistas y donde se olvidó completamente la solidaridad revolucionaria, si es que alguna vez se la comprendió.



[1] Una aclaración necesaria. La Verité, 4 de agosto de 1933. La Verité (La Verdad) era el periódico de la Liga Comunista de Francia, sección de la Oposición de Izquierda Internacional. Traducido [al inglés] para este volumen [de la edición norteamericana] por Jeff White. El arribo de Trotsky a Francia fue saludado por un coro de amenazas llenas de odio y violencia procedentes de tres sectores: los fascistas franceses y los guardias blancos rusos exiliados aseguraron que utilizarían la fuerza contra el "carnicero rojo" si el gobierno no lo expulsaba de inmediato, y los stalinistas franceses, que protestaron por la revocación del reaccionario decreto de 1916 por el cual se expulsaba a Trotsky, declararon que organizarían manifestaciones de masas en contra suyo cuando supieran dónde estaba. Una de las calumnias menores, que tenía el objetivo de apoyar su acusación de que Trotsky era un agente del imperialismo muy bien pagado, se refería a la gran cantidad de gente que lo acompa­ñaba. En realidad viajaron a Francia, con los Trotsky, sólo dos jóvenes que eran sus guardias y secretarios en Prinkipo, Jan van Heijenoort y Rudolf Klement, y dos norteamericanos enviados por la CLA, Max Shachtman, para que lo ayudara en el viaje, y Sara Weber, que hacia de taquígrafa y traductora del ruso.

[2] L’Humanité (La Humanidad) era el diario del Partido Comunista Francés.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?