Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

SERIE/OPINIÓN

Serie Trotsky: Las falsificaciones stalinistas que Netflix reproduce

La plataforma Netflix puso en escena la serie “Trotsky”, con una fuerte campaña de publicidad está llegando a miles, y creemos que es necesario desmitificar algunas no “verdades” que se desarrollan sobre la vida de León Trotsky, que nos hacen recordar a los peores años de falsificaciones stalinistas.

Por Raúl Mamani

A propósito de la serie de León Trotsky, emitida por la plataforma Netflix, queremos apuntar algunas observaciones sobre la misma. Hasta el momento se han escrito diversas críticas, en algunos casos ponderando la calidad en cuanto a imágenes y fotografías, también reflejaron el voluminoso presupuesto para producir la serie. Estas críticas no cuestionan el contenido de la obra, las controversias han llegado desde las posiciones de la izquierda, en particular los continuadores del revolucionario ruso. Nuestro aporte también apunta en ese sentido, ya que el que escribe se reivindica de esta tradición, conocida en el mundo de los trabajadores y estudiantes, como el trotskismo.

Antes de introducirnos a desmenuzar algunas cuestiones de la serie, es necesario que el lector sepa en qué contexto surgen los 8 capítulos de León Trotsky. La emisión fue hecha en el año 2017, en el marco del centenario de la legendaria Revolución Rusa, en donde los trabajadores junto al partido bolchevique se hacen del poder. La puesta en pantalla estuvo a cargo del Canal 1, que vendría a ser como la TV pública que tenemos en Argentina, por ende, los fondos para la realización fueron estatales, y los encargados de dirigirla son parte del partido político (Unión por Rusia) del actual líder ruso, Vladimir Putin. Con estos antecedentes, nos permitirá dirimir gran parte de lo que desarrollaremos más abajo, y de por qué Lev Davidovich Bronstein, más conocido como León Trotsky no sale muy bien parado en la serie proyectada por Netflix, y en el caso de México por la TV pública de dicho país.

Falsificación a la stalinista

Para iniciar nuestra observación, debemos decir que la figura de L. Trotsky una vez más es tergiversada, a lo largo de los capítulos quieren instalar que nuestro protagonista es una persona oportunista, autoritaria, arribista y un largo etcétera de todas las versiones negativas en la política. Jamás se lo muestra como lo que fue, un revolucionario ligado a la clase trabajadora mundial y en particular a la rusa, como él mismo decía, “[…] Moriré siendo un revolucionario proletario, un marxista, un materialista dialéctico y, en consecuencia, un ateo irreconciliable. Mi fe en el futuro comunista de la humanidad no es menos ardiente, aunque si más firme que mi juventud”[1]. Esta metodología de negar de lo que era Trotsky, no es nueva para los que seguimos sus principios revolucionarios, el mismo estalinismo fue el precursor de este accionar, como ser borrarlo de las fotos emblemáticas que aparecía junto a Lenin, o utilizar viejos debates entre los revolucionarios antes de la toma del poder, para luego falsear las posiciones políticas futuras. Y en la actualidad, claramente los continuadores de esta falacia son los dirigentes del actual gobierno ruso, encabezado por el ex-agente de la KGB, Vladimir Putin, realizadores de la serie en cuestión [2].

Algo que aparece en todos los capítulos, es la condición de judío de León Trotsky. En el movimiento marxista siempre hubo revolucionarios que pertenecían a la cultura judía, y que en las filas del partido obrero ruso había muchos militantes en esa condición. Ahora bien, en la serie busca mostrar por todos los medios que L. Trotsky al ser judío se veía limitado, y a su vez discriminado por sus propios pares. Recordemos que en la Rusia zarista, la persecución a los descendientes del pueblo hebreo era feroz, hasta llegar a realizar matanzas sistemáticas con los conocidos pogromos, por este motivo los revolucionarios condenaban este proceder, y en sus filas procuraban eliminar esta nefasta persecución antisemita[3]. En la serie, denotan abiertamente el odio del pueblo ruso al judío, pero no muestran que era orquestado desde el poder zarista, y que todo esto limitaría el ascenso político de Trotsky, siempre según lo mostrado por la obra en cuestión. Cuando en numerosas fuentes demuestran que el fundador del Ejército Rojo, tenía una enorme llegada a los trabajadores a través de su discurso en diversas fábricas o en el mismo Soviet. Pero como en la serie que estamos analizando, no busca reflejar la realidad histórica a favor de L. Trotsky y mucho menos de los trabajadores, descaradamente muestran en una escena a Lenin pidiendo a Trotsky que renuncia a ser el líder único de la revolución, por ser judío, ya que el pueblo ruso no lo aceptaría. Solo dos cosas con respecto a esto último: los bolcheviques no buscaban enaltecer a un líder único, el proceso revolucionario era dirigido por el partido, lamentablemente, sucedió así en la era estalinista. Y segundo, tanto Trotsky como Lenin, comandaban lugares claves para que triunfe la primera revolución obrera, y en pleno octubre rojo estaban fusionados para tomar el cielo por asalto.

Los grandes ausentes en la serie: el soviet y los trabajadores

La obra que estamos analizando, como ya dijimos financiada por el gobierno ruso, y distribuida por la plataforma Netflix, se enfoca desde el primer capítulo en visualizar las intrigas por las alturas, o sea que las cuestiones del poder se resolvían entre camarillas, tanto en las disputas diplomáticas entre los países, o como en las internas del partido socialdemócrata obrero ruso. Y los ausentes en la serie son las masas trabajadoras y campesinas. Y como sabemos para que triunfe la revolución rusa en 1917, la participación de los trabajadores fue muy importante. La primera acción política de los obreros rusos fue en 1905, exigiendo a la autocracia reivindicaciones económicas y que pegó un salto en el plano político, surgiendo así los soviets (consejos), una institución netamente de los trabajadores[4]. El Zar y el régimen que éste dirigía pudo recomponerse, pero los soviet quedaron en la memoria de sus creadores y no pudieron ser desbaratados. Es así, que en febrero de 1917 volvieron a resurgir como una de las puntas de lanzas de los trabajadores, hasta que demolieron el poder del Zar[5]. Y desde ese momento hasta octubre de 1917, el partido bolchevique y los trabajadores se fusionaron por medio de sus intereses, y los soviets pasaron de ser un doble poder hasta constituirse con todo el poder, haciéndose eco al llamado de los Bolcheviques: Todo el poder a los Soviet[6]. Y a lo largo de este proceso revolucionario la participación de los trabajadores, los campesinos y soldados sublevados fue activa, y como nunca había pasado en la historia de la humanidad, las mayorías explotadas y oprimidas tomaban el poder. En fin toda esta gesta inédita a principios del siglo XX, es sepultada de un plumazo en la serie rusa y comercializada por Netflix.

Como consideraciones finales, solo podemos decir que es una serie que busca más que recrear algunas acciones del revolucionario ruso a través de la ficción, es reconstruir hechos históricos que no existieron, y para aquellos telespectadores que no conozcan casi nada sobre la vida de L. Trotsky, podrá ser fácilmente engañados. Porque es una serie que a la luz de centenares de investigaciones, biografías, y hasta la autobiografía del protagonista, no hay muchas coincidencias, y en vez de poder acercarse una verdad histórica, terminara siendo víctima de la propaganda del actual Estado ruso, que sin lugar a equivocarnos son los discípulos de los métodos de falsificaciones del régimen burocrático stalinista. Seguramente saldrán más escritos sobre el tema, nuestro objetivo fue hacer algunos aportes críticos, sabiendo que la figura de L. Trotsky para los tiempos que corren es muy peligroso, y lo saben muy bien los que hoy comandan el sistema capitalista, y los que nos reivindicamos como continuadores de la tradición trotskista, tenemos la responsabilidad de hacer llegar la verdad revolucionaria a los miles de trabajadores, mujeres y la juventud.

Referencias:

[1] http://www.ceip.org.ar/Testamento.

[2] Todo lo que quisiste saber sobre la vida de Putin como espía de la KGB.

[3] http://www.ceip.org.ar/La-posicion-de-Trotsky-sobre-el-antisemitismo-el-sionismo-y-las-perspectivas-de-la-cuestion-judia.

[4] https://www.laizquierdadiario.com/1905-el-surgimiento-de-los-soviets.

[5] http://www.laizquierdadiario.com/revolucion-rusa/1917-resurge-el-Soviet-de Petrogrado?.

[6] http://www.laizquierdadiario.com/ideasdeizquierda/todo-el-poder-a-los-soviets-slogan-o-estrategia.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?