Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Respuestas a un cuestionario hecho por Anita Brenner[1]

 

 

13 de noviembre de 1933

 

 

 

P: ¿cómo se explica la crisis, y qué efectos tendrá sobre la vida norteamericana?

R: Considero absolutamente falsas todas las teorías que pretenden explicar la crisis por causas temporarias o incidentales, como la guerra, la epidemia del naciona­lismo, la mala política impositiva o monetaria, etcétera. Por supuesto, estos hechos y procesos pueden agudizar la crisis, pero en sí mismos no tienen más que un carác­ter derivado. La propia guerra fue antes que nada un intento del capitalismo alemán de frenar la inminente y colosal crisis. La causa fundamental de la crisis actual reside en el hecho de que las fuerzas productivas están en irreconciliable contradicción con la propiedad priva­da de los medios de producción y con las fronteras de los estados nacionales. Las fuerzas productivas exigen una organización planificada a escala europea y luego mundial. Hasta que esto no se lleve a cabo, los cambios coyunturales, por supuesto, son posibles e inevitables; pero la primera mejoría coyuntural llevará pronto a una nueva crisis, tal vez más penosa todavía. El nudo de la cuestión reside en que no estamos frente a una simple crisis coyuntural del ciclo capitalista normal. No; hemos entrado en la crisis social del capitalismo como sistema. Todos los intentos de negar u ocultar este hecho son inútiles.

P: ¿Traerá la inflación una prosperidad comparable a la de 1929?

R: No.

P ¿Es posible una economía planificada en una democracia?

R: El problema no está en la "democracia" sino en la propiedad privada de los medios de producción. Un sistema de economía planificada es incompatible con un sistema de propiedad privada.

P: ¿Es posible prolongar la vida del sistema capita­lista limitando las ganancias?

R: Con la ayuda de medidas de ese tipo se podrá tal vez prolongar las convulsiones del sistema capitalista pero no restituirle la salud.

P: ¿Se puede mantener el principio de "libre com­petencia" en una economía planificada?

R: La respuesta se deduce de lo que dije antes.

P: ¿Considera usted que el "plan quinquenal" es un éxito?

R: No se puede hablar de un éxito total. Las contradicciones de la economía soviética son muy grandes y en algunos aspectos incluso se han agudizado. Pero únicamente un ciego puede no percibir la fuerza gigan­tesca de la planificación basada en la propiedad nacio­nalizada.

P: ¿Considera usted que la URSS es un país co­munista?

R: La URSS todavía no es un estado comunista ni socialista. Es un sistema de transición del capitalismo al socialismo. Entre este sistema y el socialismo se extiende un largo y difícil camino.

P: ¿Cuál fue la fundamental contribución interna­cional de la URSS?

R: La demostración práctica de que una economía puede avanzar sin la clase capitalista.

P: ¿Cuál ha sido su mayor error?

R: Los errores del gobierno soviético son numerosos. Frecuentemente los critiqué en la prensa, pero no podría señalar cuál es el mayor. Sin embargo, pese a estos errores la URSS sigue siendo el heraldo de un nuevo sistema social y un serio factor de paz.

P: ¿Podrá mantenerse Hitler en el poder?

R: Hitler debe ser derrocado. Será imposible hacer­lo sin una revolución. Es necesario que las masas se recobren de la derrota. Es necesario que un nuevo par­tido revolucionario se ponga a la cabeza de las masas. Todo esto exige tiempo.

P: ¿Por qué persigue Hitler a los judíos?

R: Es lo único que le queda como "solución" de los problemas internos. Al defender el capitalismo que prometió destruir, Hitler se ve obligado a distraer la aten­ción de las masas de los problemas sociales derivándola a las cuestiones nacionales y raciales.

P: ¿Es el nacionalsocialismo alemán una amenaza internacional?

R: Con toda seguridad.

P: ¿Supone usted que pronto habrá guerra? ¿Se verá involucrada Norteamérica?

R: Es muy difícil que estalle en Europa una gran guerra (no me refiero a una pequeña guerra preventiva) en menos de tres o cuatro años, el lapso necesario para el rearme total de Alemania. Al cabo de este plazo la guerra será inevitable. En el Lejano Oriente, donde la camarilla belicista japonesa perdió totalmente la cabeza, la guerra será inevitable. Considero que el acercamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética puede hacer entrar en razón a los militaristas de Tokio; en este sentido es un factor de paz.

P: ¿Se siente usted, en general, optimista respecto al curso que está tomando la historia occidental? ¿Qué rol juega Norteamérica?

R: La historia de la humanidad, y también la de Estados Unidos, está llegando a un punto decisivo. Nos esperan violentas convulsiones y grandes dificultades, incluso tal vez una temporaria decadencia de la cultura. Pero no dudo de que la humanidad finalmente se elevará a nuevas alturas.

P: ¿Considera usted que el período de transición del capitalismo al socialismo es un problema de años o de generaciones?

R: De generaciones.



[1] Respuestas a un cuestionario hecho por Anita Brenner. Con el permiso de Anita Brenner.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?